[Home] [Current Tables of Contents]

[ HLAS Online Home Page | Search HLAS Online | Help | FAQ | Comments ]


Volume 58 / Humanities

LITERATURE: SPANISH AMERICA


20th Century Prose Fiction: Mexico

JOSE MANUEL GARCIA-GARCIA, Assistant Professor of Spanish, New Mexico State University


INTRODUCCIÓN SOMBRÍA PERO OPTIMISTA,

En la República de las Letras mexicanas la "Generación de los 50" y la "Generación del '68" (ver HLAS 56) siguen trabajando unidas para imaginar una mejor literatura nacional. Los jóvenes de la "Generación Postista" han resultado, sin querer, los apadrinados por generaciones de los "viejos". Las estrategias comerciales y de fama de los chicos del Boom Latinoamericano de los años 60, de promoverse primero en la Península Madre (Barcelona y Madrid), están siendo reutilizadas por los mexicanos para enriquecer su currículum profesional. Es una especie de retro-colonización (¿característica postcolonial?) en la que, regla no dicha, primero hay que publicar en España o ganarse algun premio de alguna valía en ese país, para luego venir a invertir en tierras mexicanas el místico valor de uso de ese prestigio acumulado. Los que la están haciendo en España, tiene asegurados más premios (aunque sean locales), más publicaciones, más reconocimientos, trabajo seguro en los mejores suplementos de los diarios del país o de las mejores revistas de la ciudad de México como, por ejemplo, Letras Libres, y la serie de revistas publicadas bajo el presupuesto de Conaculta y organismos culturales descentralizados. Después del caudillismo de Octavio Paz, vino el reacomodo de los grupos y mafias y cárteles culturales. Y los jóvenes de la "Generación Postista" tuvieron que tomar partido; vivir fuera del presupuesto (y de las miras de los grupos culturales del Distrito Federal de México-Barcelona-Madrid) es un error histórico, o al menos, un vacío curricular.

Un ejemplo es que el desaparecido grupo de la "Literatura del Crack," promovido por Cohen a mediados de la década de 1990 (Volpi, Chávez, Padilla, Palou, y Urroz), coronó sus esfuerzos cuando uno de sus miembros, el talentoso Jorge Volpi Escalante, autor de A pesar del oscuro silencio (1992), La paz de los sepulcros (1995), El temperamento melancólico (1996), Sanar tu piel amarga (1997), y la triunfadora En busca de Klingsor (1999) obtiene el Premio Biblioteca Breve de la Editorial Seix Barral, un premio silenciado por 27 años). Y hablaron los antiguos: Luis Goytisolo y Guillermo Cabrera Infante, con Pere Gimferrer, Susana Fortes, y el editor de Seix Barral, Basilio Baltasar, fueron los miembros del jurado. Para Goytisolo, la novela está escrita de tal modo que no se reconoce la nacionalidad del autor, mientras que Cabrera Infante aseguró que es "una novela alemana escrita por un español". Volpi confirmó esto al asegurar: "He intentado no seguir el realismo mágico, pero tampoco he querido asesinarlo con el realismo duro de influencia norteamericana con que mi generación le respondió" (España Hoy, 16 de abril de 1999). Por su parte, Carlos Fuentes (además de su ejercicio vitalicio de diplomático de Todo México en la televisión norteamericana, y de trabajo en la "Biblioteca Carlos Fuentes"), ha declarado que puede morir en paz porque ya tiene un sucesor a su reino: Jorge Volpi. El caso Volpi ("abogado de profesión y secretario del procurador general de Justicia") es un modelo para obtener la fama y el reconocimiento que los jóvenes escritores mexicanos merecen.

Otro hecho destacable

También cabe destacar el "boom" mexicano de publicaciones en torno al tema de la masacre del '68. Los clásicos pero añejos libros "del 68" no bastan: Luis González de Alba, Los días y los años (HLAS 34:3399); Elena Poniatowska, La noche de Tlatelolco (HLAS 35:7533); Carlos Monsiváis, Días de guardar (1970); José Revueltas, México 68: juventud y revolución (HLAS 44:2246); Ramón Ramírez, El movimiento estudiantil (HLAS 33:4679); Sergio Zermeño, México: una democracia utópica (1978); Juan Miguel de Mora, T-68, Tlatelolco 68: ¡por fin toda la verdad! (1998); el utilísimo de Gonzalo Martré, El movimiento popular estudiantil de 1968 en la novela mexicana (1986); Héctor Aguilar Camín et al., Pensar el 68, coordinado por Hermann Bellinghausen (1988). Luego vino la nueva generación: Daniel Cazés, Crónica 1968 (1993); Jaime Cruz Galdeano, Proyecto 68 (1993); Raúl Alvarez Garín, La estela de Tlatelolco: una reconstrucción histórica del movimiento estudiantil del 68 (1998); Renward García Medrano, El 2 de octubre de 1968, en sus propias palabras (1998); Jorge Volpi, La imaginación y el poder: una historia intelectual de 1968 (item #bi 00003410#); Julio Scherer García y Carlos Monsiváis, Parte de Guerra: Tlatelolco 1968: documentos del General Marcelino García Barragán (item #bi 00003409#).

Los descentralizados

Los esfuerzos por descentralizar la cultura están siendo compensados con una mayor difusión de libros escritos fuera de la ciudad de México. Hay revistas como Fronteras y organismos paraestatales que buscan publicar a los del terruño, los provincianos olvidados de los poderosos "chilangos,". Hay cientos de novelas y poemarios de tirajes de mil y pobre difusión, pero que buscan su lugar en el abigarrado mosaico cultural mexicano. Al norte de la ciudad de México, una de las revistas académicas que impulsa esta descentralización (aunque no sea su propuesta explícita) es la excelente Revista Mexicana Contemporánea, editada por los profesores Fernando García Núñez y Luis Arturo Ramos de la Univ. of Texas at El Paso. También los esfuerzos de cientos de anónimos activistas culturales de las "provincias" mexicanas están comenzando a dar sus frutos, en revistas como Solar en Chihuahua.

Pero el proceso de descentralización de la cultura y la difusión de la literatura "de provincia", es sin embargo un proceso lento y con lamentables retrocesos. Un ejemplo: en 1999 un grupo de periodistas-académicas escribieron el libro testimonial El silencio que la voz de todas quiebra: mujeres y víctimas de Ciudad Juárez (item #bi 00003413#). En este libro contabilizaban 137 casos de mujeres violentamente asesinadas en Ciudad Juárez entre 1993-98. Las autoras recurrieron a las principales editoriales mexicanas y a las instituciones descentralizadas. Por fin, publicaron en una editorial chihuahuense, Azar. El libro tuvo un gran éxito: entrevistas en EE.UU., primeras planas, entrevistas con la clásica Poniatowska, etc. Las editoriales del Distrito Federaldefinitivamente se equivocaron; anteriormente habían publicado dos libros del DF: el de Gregorio Ortega, Las muertas de Ciudad Juárez (1999), que es un largo e ineficaz argumento en defensa de Abdel Latif Sharif, ya sentenciado como asesino de una de las juarenses. Y el libro de Victor Ronquillo, Las muertas de Juárez (1999), es machista, sádico y de pésima investigación periodística. Al paso en que va todo, es buena recomendación que las provincias no viajen al DF, sino a Madrid o a Barcelona para publicar sus libros.

El homenaje

El 12 de marzo del 2000, murió el escritor Jesús Gardea. La República (siguiendo la vieja metáfora) de las Letras Mexicanas está de luto. En novela y cuento, Gardea creó unas obras de gran calidad literaria: Los viernes de Lautaro (item #bi 00003408# and HLAS 44:5171), Septiembre y los otros días (item #bi 00003411#), El sol que estás mirando (item #bi 00003412#), La canción de las mulas muertas (item #bi 00003415#), El tornavoz (item #bi 00003414#), De alba sombría (HLAS 48:5177), Los músicos y el fuego (item #bi 00006767# and HLAS 48:5178), Sóbol (HLAS 48:5179), Soñar la guerra (HLAS 48:5180), Las luces del mundo (HLAS 50:3096), Antología de cuentos (HLAS 52:3481), El diablo en el ojo (item #bi 00003416#), El agua de las esferas (1992), El árbol cuando se apague (novela), La ventana hundida (1992), Difícil de atrapar: cuentos (HLAS 56:3492), Juegan los comensales (1998), Donde el gimnasta (1999), Reunión de cuentos (1999). El FCE ha reunido 20 años de trabajo cuentístico de Gardea. Al momento de morir, Gardea tenía dos libros por publicar, El biombo y los frutos, Casa de Anfibia y un manuscrito de novela. El estilo de Gardea es de una pericia lírica, paciencia minuciosa en el detalle, en la saturación de contrastes de sombras, luces, brillos, y sonidos. A partir de Sóbol, será más marcado su uso de laconismos poéticos y trastocamientos sintácticos. La literatura de Gardea no es definitivamente para lectores "light," ni para arrullar el infantilismo literario o la pereza mental de nadie. Por eso, con su muerte, México y la mítica hispanoamérica ha perdido un gran escritor, un gran estilista. Como un homenaje de nuestra parte, reseñaré algunos de sus libros en este envío. En estas líneas que me restan, le doy las gracias a Juana Gamero de Coca por su ayuda; aunque la versión final (estilo, tono, síntesis, y errores) son responsabilidad únicamente mía.


Go to the:


Begin a Basic Search | Begin an Expert Search

[ HLAS Online Home Page | Search HLAS Online | Help | FAQ | Comments ]


Library of Congress
Comments: Ask a Librarian (11/21/11)