[Home] [Current Tables of Contents]

[ HLAS Online Home Page | Search HLAS Online | Help | FAQ | Comments ]


Volume 56 / Humanities

LITERATURE: SPANISH AMERICA


Drama

MARIO A. ROJAS, Associate Professor of Modern Language, Catholic University of America


LA INFLUENCIA QUE EJERCE la televisión y los videos en el mundo latinoamericano contemporáneo es cada vez mayor; sin embargo, esto no ha impedido que los espectáculos teatrales se mantengan vivos, no sólo en salas privadas, sino también en representaciones desplegadas en los espacios abiertos de parques, plazas y calles de pueblos y ciudades. No es sorprendente, por tanto, que hayan surgido nuevos dramaturgos y que los establecidos prosigan su fecunda labor escritural. No sólo subsiste el interés por el espectáculo propiamente tal, sino también por el texto dramático o literario, razón por la cual se continúan editando o reeditando autores destacados como Argüelles, Chocrón, Galich, C. Gorostiza, J. Hernández, Maggi, Méndez Ballester, Mosquera, Pavlovsky, Vodánovic, y que se abra el espacio editorial a dramaturgos jóvenes, como N. Caballero, R. Rodríguez, Escofet. En el ámbito latinoamericano, el teatro didáctico, de contenido social-realista, sigue vigente como un instrumento de auscultamiento y reflexión de los problemas sociales o individuales que se perciben en contextos locales, nacionales o internacionales. Sin embargo, la norma ya no es la adhesión incondicional a la convención realista puramente mimética que privilegiaba la función ideológica de concientización reformadora.

La mayoría de los dramaturgos jóvenes siguen reflexionando con la misma intensidad sobre su entorno, pero con una sensibilidad y profesionalismo literario más refinado, atento a los recursos o a las convenciones literarias y teatrales que el siglo XX les ha enseñado. Hay textos de contenido filosófico que nagevan por la diacronía de la historia de la cultura, de la literatura y del teatro para establecer relaciones intertextuales que nos invitan a mirar hacia el pasado, y detenernos en figuras históricas o ficticias que el canon cultural las señala como parte integral de nuestro cuerpo cultural, figuras que han sido glorificadas por el mito o que, por el contrario, a pesar de su valor señero, no son incluidas en la historia cultural oficial (items bi 94011130, bi 94011166, bi 94011080, bi 94011090, bi 94011078, bi 94011134, bi 95020591 y bi 94020591). Hay dramaturgos que ficcionalizan figuras históricas no sólo para recrear su perdida e irrecuperable vida privada, sino por sobre todo, para inventar verosímiles alternativas del pasado que se vieron truncadas por ideologías y poderes. De este modo, la conjetura (lo que pudo ser) relativiza la historia o se yergue sin timidez paralela a ella (items bi 95011162, bi 95020586, bi 95020585 y bi 95020633). Hay obras que abordan problemas concretos del mundo contemporáneo, que no sólo afectan al mundo latinoamericano sino que son de universal preocupación, como es el caso del SIDA que es tratado por tres dramaturgos (items bi 94011147, bi 94011151 y bi 95020619).

Algunas editoriales latinoamericanas dedicadas especialmente a la publicación de textos dramáticos, como es el caso de GIROL en Canadá y Galerna en Argentina, siguen enriqueciendo el campo teatral con la publicación de antologías y de estudios críticos. Otras editoriales han iniciado la publicación de esmeradas colecciones de obras representativas de países latinoamericanos. Tal es el caso de Fondo de Cultura Económica y de Escenografía, ambas de México (items bi 94011072, bi 94011075, bi 94011098, bi 94011098, bi 94011073, bi 94011068, bi 94011074 y bi 94011070). Otras iniciativas editoriales están contribuyendo al registro de la historia del teatro latinoamericano con reediciones de obras agotadas o que nunca fueron publicadas (items bi 94011159, bi 95020593, bi 95020594, bi 95020629, bi 95020588, bi 95020611 y bi 95020587). Merece especial atención la publicación de obras que han sido pensadas para estudiantes secundarios o universitarios (items bi 95020582, bi 95020628, bi 94011153, bi 94011160 y bi 95020595).

En un recuento general es posible advertir que la producción dramática todavía proviene en su mayor parte de la pluma masculina. Es de notar, sin embargo, que a los nombres de autoras conocidas como Isidora Aguirre, Josefina Hernández y Maruxa Vilalta se han agregado los de autoras más jóvenes que tienen a su haber obras de excelente calidad (items bi 95020588, bi 94011062, bi 95019643, bi 94011111). Los países que producen más textos dramáticos son Argentina y México, que ostentan una rica tradición teatral permanentemente estimulada por organismos nacionales o regionales. Aunque en países como Chile y Uruguay se mantiene una dramaturgia de calidad, es preciso señalar que, en las últimas décadas, los dramaturgos venezolanos son los que más se han destacado por la gran calidad de sus obras, como las de Caballero, Cabrujas, Chocrón, Martínez, Santana, Rodríguez Romano, Romero y muchos más. Otros países como Costa Rica están igualmente desarrollando una dramaturgia con valiosos talentos locales que, unido a jóvenes de otros lugares, ayudan a la configuración de una rica tradición teatral en nuestro continente.


Go to the:


Begin a Basic Search | Begin an Expert Search

[ HLAS Online Home Page | Search HLAS Online | Help | FAQ | Comments ]


Library of Congress
Comments: Ask a Librarian (11/12/04)